El arenero es uno de los accesorios más importantes para un gato. Escoger la arena adecuada es uno de los aspectos clave a tener en cuenta.

Por naturaleza, los gatos son animales muy limpios, orinar y defecar sobre superficies arenosas y alejadas de las fuentes de comida, agua o descanso, es algo que los gatitos aprenden de su madre a las pocas semanas de vida.

¿Qué tipo de arena elegir?

Por lo general, los gatos prefieren arenas de consistencias finas (que no se les claven en las patitas) y sin perfumar.

Utilizar arenas perfumadas puede ser muy agradable para ti, pero a muchos gatos ese tipo de olores les resultan molestos y pueden generar rechazo.

Si quieres cambiar el tipo de arena que usas, mezcla la nueva gradualmente con la anterior durante una semana y ve observando cómo reacciona tu gato. Y siempre comprueba que hay suficiente cantidad de arena en el arenero de tu gato para que pueda rascar y enterrar sus deposiciones.

Causas por las que un gato puede dejar de usar su arenero

Si tu gato usaba su arenera de forma regular y ha dejado de hacerlo, tal vez sea por una de las siguientes causas:

  • Falta de higiene: prueba a cambiar la arena con mayor frecuencia.
  • Ubicación incorrecta: busca un nuevo emplazamiento para la bandeja.
  • Rechazo de la arena: introduce progresivamente un nuevo tipo de arena y observa la reacción de tu gato.
  • Cantidad de arena insuficiente: tal vez tu gato preferiría tener más arena para escarbar.
  • Dificultades de acceso al arenero: si tu gato es muy tímido y su arenero es cubierto, o tiene una puerta de acceso, tal vez eso sea una dificultad. Por otro lado, si ya es anciano y la bandeja tiene bordes demasiado altos, quizás le cueste entrar.
  • Asociación negativa: ocasionalmente un gato puede decidir no usar el arenero porque ha tenido una mala experiencia en él. Cambiar la ubicación de la bandeja a veces puede ayudar a resolver el problema.
  • Estrés: uno de los primeros síntomas evidentes de estrés en gatos es la eliminación inadecuada, es decir el hecho de orinar y defecar fuera de la bandeja. Comprueba si puede haber algo en el ambiente que esté estresando a tu felino (obras, cambios en la rutina familiar, llegada de un bebé a casa, etc.).
  • Enfermedad: una vez descartadas las anteriores causas, si tu gato sigue sin utilizar su arenero, consulta con el veterinario para descartar cualquier causa de enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *